Oscar Hahn, un gran poeta

 

 

Jorge Arturo Flores

Poeta, profesor, crítico, investigador y antologador. Los estudiosos de la literatura chilena lo ubican en la generación del 60 y lo hace comparecer junto  a Jaime Quezada, Gonzalo Millán, Floridor Pérez y Waldo Rojas. Posee una extensa trayectoria en las letras chilenas y su obra en general concita la simpatía, el interés y el análisis prolijo de diversos eruditos. Se han escrito textos estudiando su tarea y sus libros fueron traducidos a diferentes idiomas. Pese a que la mayor parte de su vida transcurrió en Estados Unidos, jamás cortó el lazo con su patria y es por ello que nunca ha permanecido ajeno al acontecer nacional.

Su trabajo literario combina la coloquialidad del habla con la erudición en materias artísticas. Por ahí, al principio, su trabajo consistió en reverencias a la poesía española, utilizando el lenguaje de la época (Siglo de Oro), esfuerzo notable que atrajo la mirada curiosa e interesada de sus pares.

Reconoce influencias de Vicente Huidobro, Nicanor Parra, Gonzalo Rojas, Enrique Lihn y Pedro Lastra.

En general sus temas se ciernen sobre el amor y la muerte, sin desdeñar lo lúdico y fantástico. ” Destacan el uso que el poeta hace de los amplios registros del lenguaje, del culto escriturado al folclore oral, la ironía, el bricolage, el pastiche y la intertextualidad que incluye: Crónica periodística, la contingencia (sociedad de consumo- televidente) la critica social (huesos), el devenir histórico (visión de Hiroshima) siempre en un diálogo nutrido con autores y obras de la literatura universal.
Al respecto Hahn añade
 
que su poesía, revela la condición de exiliado permanente que tiene el ser humano, con todos los atributos de creación y destrucción que lo componen. Por tanto, le gustaría su obra fuese recordada, como una de las biografías del hombre, una de las posibles biografías del hombre” (Daniel Rojas Pachas, El Rancahuaso). 
Uno de sus mayores atributos es haber logrado un equilibrio entre el lenguaje escrito y lenguaje hablado.
La de Hahn es una obra de innumerables matices con citas permanentes a la cultura popular, mostradas con referencias tanto presentes como pretéritas. El autor tiene un ojo vivaz que observa con especial cuidado acontecimientos tanto íntimos y domésticos, como colectivos e internacionales como el derrumbe de las Torres Gemelas.

Hahn revisa, en su singular estilo, tópicos diversos: la muerte, el amor y el erotismo, todos visto a través de un prisma que funde tanto sarcasmo, por un lado, como profunda sencillez y hasta quizás ingenuidad por el otro.

No es un poeta generoso en obras, de hecho esta compilación no completa más de 300 páginas, que incluye 15 poemas inéditos, pero es un autor fino y completo, dedicado a mostrarnos a través de la solidez de su labor, una poesía pura y muy actual que, como decíamos, no se ajusta a ningún esquema establecido” (Cedric Jones de Obras Selectas).

Es uno de los grandes poetas chilenos, con un trabajo que ha traspasado las fronteras y  cada vez concita mayor interés sobre lo que publica. Como la poesía no vende ni se lee como la narrativa, su figura no es tan reconocida a nivel mediático, sino se le conoce en los círculos restringidos de los amantes de la literatura.

Ha jugado en su contra, además, el tiempo extenso que vivió en el extranjero.

No obstante lo anterior, su poesía es universal, versátil, culta, objeto de estudios doctos y cuya trascendencia es cada día mayor.(JAF)

 

 NOTA: texto extraído de http://www.semblanzasliterarias.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s