Juan Godoy (Corvalán) y sus angurrias

Prohibida su reproducción, salvo que se mencione el nombre de su autor y la fuente.

                   

Por Jorge Arturo Flores        

La literatura chilena se ha preocupado de retratar la vida de los desposeídos, de los miserables, de los desheredados de las manos de Dios, al través de innumerables libros que tienden a retratarlos en su honda dimensión. Unos más otros menos, la pluma de los escritores se ha detenido en el dibujo de estos representantes de la clase baja, con disímil éxito.

Haciendo memoria, (una rápida evocación), contamos a  Augusto D Halmar, Joaquín Edwards Bello, Manuel Rojas, Baldomero Lillo, Carlos Pezoa Veliz, Nicomedes Guzmán, Alberto Romero, Armando Méndez Carrasco, Gómez Morel,  Luis Cornejo, Luis Rivano,  González  Vera, etc.

Aquí hay una primera y segunda división.

Los de la primera, obtuvieron Premios Nacionales de Literatura y fueron objeto de certeras críticas, además de contar con éxito editorial. Los de la segunda  se transformaron en personajes de culto, con menos difusión y escaso aporte critico,  teniendo éxito únicamente en un publico que busca otro tipo de diferencia literarias, sin descartar, claro está, el factor político.

Algunos fueron populares por un libro. Otros hicieron del submundo social su vertiente de donde bebieron copiosamente.

El resultado fue satisfactorio.

ANGURRIENTOS

Hay un escritor que, si bien se menciona, no las tiene todas consigo en la aceptación literaria.

Hablamos del escritor Juan Godoy y su libro Angurrientos.

Frecuenta también el bajo mundo urbano y rural, con abundancia de vino, peleas, miseria, pobreza, mujeres fáciles, hombres rudos, delincuentes por doquier, peleas de gallo, curas degradados, policías en el tono, muchachas virginales,( aunque trapeadas por la lujuria animal); féminas atenazadas bajo el yugo machista,  violencia familiar, etc.

Un  friso vastamente conocido.

Al leer esta novela, que viene apertrechada de sesudos análisis académicos, invariablemente la mente las compara con las de los ya citados.

Y resalta una diferencia notable.

Los enunciados más arriba narraban con entusiasmo, interés, convicción, sin mancharse, provocando el interés del lector. Sabían manejar la tensión y el nudo dramático era realmente… dramático.

Se les notaba verídicos.

¿Que pasa con Juan Godoy?. El fue profesor de castellano. Eso lo arruinó estilísticamente. Sus “angurrientos” son difíciles de leer. No hay fluidez en el relato. Se estanca. Avanza poco. Es moroso en la disquisición interior. Transita a pasos cortos. Obliga a distraerse. Ciertamente posee capacidad para capturar la minucia, el detalle y la descripción de personas y caracteres, todo lo cual podría  alimentar la esperanza de la genialidad. Pero no: se retaca, recoge las bridas,  camina lerdo. Hay una mirada que se solaza en  desgranar miserias, pobreza espiritual y cultural. El narrador es verdaderamente omnisciente.

Se le nota, sin duda,  la pedagogía aprendida.

Si trató de ser original, no lo consiguió. Si,  por el contrario, quiso llamar la atención sobre el submundo social,  creemos que anduvo descaminado y, frente a los autores que mencionamos al inicio, pierde de principio a fin.

No logra, en definitiva, recrear la atmosfera, se le siente pesado de mano, no es creíble. Incluso, a veces, falta  agitación, no entibia el alma, se lee un papel frío, que solamente ofrece realidades.

En otras palabras, no prende.

Ese contenido, los mismos asuntos, están mejor recreados en las pluma de los autores que mencionamos al principio, algunos sin títulos universitarios y provistos únicamente con el  cartabón que da el autodidactismo.

ACEPTACION DE LA CRÍTICA

Existen algunos comentos que ensalzan  esta novela, la principal en su carrera literaria. Y contienen tales pergaminos, que asusta ir contra la corriente. Por ejemplo,”Angurrientos indicó una ruta intuitiva en la interpretación del alma popular. El dominio de la lengua le da seguridad y una agónica novedad expresiva. En un estilo nervioso, anhelante, florecido de bellas imágenes.”(Montes y Orlandi).

En otras ocasiones la rica y hábil dialéctica vitaliza el relato, una argumentación mutua que vigoriza la acción, a través del diálogo y que contorno de fuertes viñetas al suceso, encandilando al lector desprevenido, dándole la carnosidad aparente de un personaje, hasta el plano, en fuerte claroscuro, del laberinto de su siquis”( Luis Merinos Reyes).

La portadilla de la edición de 1996 habla de un “estilo nervioso, anhelante, florecido de bellas y novedosas imágenes. Su áspera poesía es a menudo una sonata, un canto idílico, un tango feroz. Prosa exacta, estremecida”.

Gladys Rodríguez Valdés, en el sesudo prólogo de la edición antes citada, habla de “vértigo de sus imágenes..rezuma emoción por los cuatro costados en sus prolijas descripciones…los que se sostiene es la fuerza estilística…es una sucesión de cuadros perfectamente hilados en torno  las angustias de la miseria”.

Dicen que en materia de gustos nada hay escrito y eso se nota al leer estos  juicios. Uno busca en la novela “Angurrientos” vitalidad, acción, vigor, encandilamiento, vértigo, emoción, fuerza estilística, dominio de la lengua, seguridad, nervios, anhelos, etc. y lamentablemente no los halla.

Creemos que leyeron otro libro.

Lo único que aparece es aquello de “sucesión de cuadros perfectamente hilados…”

Y es mucha generosidad aceptarlo.

Si bien Juan Godoy ya tiene un sitio ganado en la literatura chilena, creemos difícil que lo tenga en el gusto popular.

TEXTO: Jorge Arturo Flores

FOTO: Memoria Chilena

5 comentarios en “Juan Godoy (Corvalán) y sus angurrias

  1. Lamentablemente, entre mis investigaciones nunca pude dar con el segundo apellido del escritor Juan Godoy. En todas partes surge con el primero que es, por lo demás, la constante del resto de los escritores chilenos.
    Lamento no poder ayudar y agradezco su visita a mi página.
    Cordialmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s