Isabel Allende: Los Cuadernos de Maya

el cuaderno de maya-isabel allende-9788401352072

Jorge Arturo Flores

La escritora chilena ha innovado  su trayectoria narrativa e incursiona en una novela que versa sobre hechos actuales. El mundo de la droga, el suburbio, las bajezas humanas, la oscuridad comunicacional, la esclavitud de la tecnología, la ausencia de sentimiento, las mafias, secuelas de la dictadura, la quimera del amor, etc., están retratadas en este libro de más de 400 páginas, publicado en el año 2011 y que no tuvo, por cierto, la mirada afable de la crítica especializada. La portada, como es costumbre, esperpéntica.

El rescate del humor y la ironía  

En crónicas anteriores hacíamos ver la gran diferencia que ostentaba Isabel Allende con sus colegas referido al trabajo del humor y la ironía en sus obras. Acá retorna nuevamente. Y eso se  nota en el desenfado habitual con que la narradora chilena escribe. Aquí el humor es protagonista de las innumerables reflexiones de Maya. Un humorismo que a veces es cáustico y bordea la irreverencia, mostrando en todo su esplendor, por ejemplo, ciertas costumbres chilenas.

El rescate de esta particularidad aligera un poco la pesadez de las primeras descripciones del texto, donde se explaya  demasiado, a nuestro juicio,  en ir estructurando el asunto que desarrollará.

Aunque no son descripciones marginales ni dibujos de la natura, tanta explicación para informar cansa al lector.

Los protagonistas

En la primera parte sobresalen sin duda la figura del abuelo Popo y la singular abuela Nini. Excelente retratos. Más adelante se detiene en Manuel Arias, el chileno que la cobija en Chiloé, el cual oculta un mundo tormentoso. Menos refulgente son los otros personajes que van acompañando la existencia de Maya en su increíble lucha por la vida, cayendo y levantándose. Las dos amigas locas y drogadictas, el patán que le quitó la virginidad, el camionero que la violó, el perro apodado Fakin (por fucking dog), los diferentes personajes de la islade Chiloé, la tía Blanca, el patriarca Schnake, la mitología en general.

Maya es la heroína  Es un dechado de ingenuidad y simpatía, un remolino que interpreta cierto adolescente universal con sus inseguridades y destrezas, ignorancia y decisiones, un ejemplo quizás de lo que muchos quisieron hacer y no pudieron: rebeldía a concho, desapego por las normas, confrontacional. Pero, en el fondo, como todos, un individuo frágil y expuesto a los embates del sentimiento.

Ambientes

La trama se realiza a través de dos relatos  entornados en mundos temporales y paralelos. Uno en EEUU y el otro en Chiloé. La novelista retrata con fidelidad las costumbres, el ámbito, las peculiaridades de las naciones citadas y  de las personas que van interviniendo. Las descripciones tanto del entorno como de ellas están acertadas, adornándolo, como decíamos, de un humor que arranca a veces carcajadas y aliviana el pesado viaje.

Para el lector de otras tierras, será provechosa esta lectura por cuanto aprenderá sobre tradiciones, mitos y leyendas de Chiloé.

Estilo y lenguaje                                                      

Es conocida la facilidad narrativa de la escritora chilena. Y en esta novela se le  nota desenvuelta, con oficio, rauda, dinámica, sin recovecos, directa. Su habla es sencilla, abierta, no rebuscada, del diario vivir, todo lo cual acentúa el interés y las ganas de leer, aunque, como lo dijimos, al principio se enreda y  lentifica en las explicaciones.

Debe aprender, entonces,  a limitarse y depurar.

Más aun si la idea primigenia fue describir la odisea de Maya al través de un diario íntimo, lo cual, a la larga, se pierde y se convierte en un relato transformado en  monólogo interior, pese  a que la narradora omnisciente  tiende a no soltar la mano y se le nota el peso.

Esa misma facilidad se transmuta en  pecado: se desbanda sin necesidad.

 

Contenido

El texto trata de las vicisitudes que le ocurren a Maya, tanto en Estados Unidos como en Chile. Son extremas, exageradas, hasta terribles, pero, al ser  contadas con mordacidad, humor, desenfado e ironía, pierden un poco la hondura. El humorismo  dilapida, a veces, la dramaticidad de las situaciones y únicamente sentimos una intensa emoción con la muerte del abuelo Popo.

Eso está muy bien logrado y remece las fibras internas.

En síntesis

Libro distinto de los anteriores, lo cual demuestra interés de la novelista por variar. Retorno de la ironía y el humor al relato. Extensión excesiva de la narración, pudiendo abreviar y sintetizar. Aprovechamiento de su facilidad narrativa para extenderse innecesariamente. Acertadas caracterizaciones de los personajes. Bien en sus descripciones de los sentimientos y estados de ánimo. Buen manejo del lenguaje en el sentido de tornarlo simple, sencillo y entendible. El estilo sin freno, corriendo exento de ataduras, propio de la escritura femenina. El tema cautiva. Libro que se lee con agrado. No vamos a realizar ranking ni expresar si  es mejor o peor que los predecesores. Diferente.

No obstante lo anterior, seguimos pensando que La Casa de los Espíritus e Inés del Alma Mía son sus producciones más eficaces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s