EL FIN ULTIMO: EL LECTOR (artículo)

Jorge Arturo Flores

Olvidan muchos eruditos de las letras que el fin último de toda obra literaria es el lector y no los amigos ni los críticos oficiales ni el grupo literario que los acoge con aplausos ni los analistas que gustan disecar el texto como una cosa, quitándole toda humanidad.

Como lo olvidan, se llevan sorpresas.

Por ejemplo, ciertos libros que ellos miran con desdén, son fácilmente cogidos por el mundo lector y las obras que elevaron a las nubes en medio de ditirambos y loas pretenciosas, duermen el sueño de los justos en los anaqueles de las librerías, siendo adquiridos únicamente por amigos del autor, algunos parientes y ciertos sabihondos que gustan de las oscuridades.

Sobre este punto, ciertamente, hay posiciones contrarias.

Hay quienes se interesan en el nudo narrativo, la tensión dramática, el desenlace, etc. Algo así como la configuración principio, medio y fin. Si eso lo atrapa, no dejan el libro y se sumergen en un cosmos admirable y maravilloso, ensoñando, haciéndolos pensar.

¡Qué mejor!

A contrario sensu, los doctores que cogen el texto y comienzan una vivisección de él, apartando, cortando, analizándolo por partes, buscando causas y analogías, encasillándolos en escuelas y modas, investigando cada detalle, cada palabra, cada asociación, ¡qué placer encontrarán !. Indudablemente lo hallan en su tarea, pero ¿dónde está el brillo de los ojos de alguien que lee ensimismado, dónde el éxtasis de quien se arrebata por el interés de un libro, donde está la mística, el gozo, la alegría de leer?. Sí, seguramente también podrían tenerlo, pero nos mostramos escépticos con su sinceridad.

Esto, porque el lector es natural, recibe los embates de la lectura en forma clara. En cambio ellos, los eruditos, los académicos, los estudiosos, los investigadores….¡Ay Señor.!

El tema es complicado y admite matices. Evidentemente. Pero sostenemos que el fin último de toda creación literaria es el leyente y hacia allá debe caminar el creador, sin desviarse.

Los que encuentran delectación, si la encuentran, asesinando, perdón, auscultando fríamente el texto, allá ellos. Respetable enfoque.

Nos alineamos, sin duda alguna, con el bando de los que gozan, sufren, lloran, ríen o se emocionan con los libros.

Es más humano.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s