Edgardo Garrido Merino: El hombre en la Montaña

Prohibida su reproducción, salvo que se indique nombre del autor y la fuente.

Por Jorge Arturo Flores

Periodista, dramaturgo, novelista, diplomático, cuentista. Comenzó su tarea artística como dramaturgo, dando con varias publicaciones que se exhibieron exitosamente en las tablas. Las obras dramáticas se inscriben en la intención social y hay asimismo zarzuelas. Sin embargo, al decir de algunos, estos trabajos de juventud no dejaron huella y el escritor se dedicó a la prosa. Derivado al cuento, los publicó en medios de prensa argentinos. Recogidos más tarde dieron lugar a tres libros de relatos breves, donde sobresale El Barco Inmóvil.

Pero su obra más representativa es la novela “El Hombre en la Montaña”.

Garrido Merino se caracterizó por ser uno de los pocos escritores que trabajaba el estilo. Y esto se nota y refulge en la novela antes indicada. Llovieron las criticas elogiosas por el libro en cuestión, resaltando la pureza del lenguaje, su diafanidad, pulcritud y belleza. Se hacía ver su hispanidad en el sentido del idioma y por ahí abundan loas en torno a que era “un digno nieto de Cervantes que no reniega de su abuelo”.

En suma, un depurado estilo.

Su obra máxima está ambientada en España. Todo: personajes, espacio, argumento, lenguaje, es español, menos el autor. Esto originó que los aplausos no se le escatimaran en la tierra de Cervantes. Trata sobre el regreso de un médico a su pueblo natal y el choque que encuentra después de 20 años. Hay dramatismo, están bien dibujados los caracteres y el ambiente. Las descripciones, sobrias y precisas. La atmósfera de la cordillera impregna toda la acción y en ese terreno el escritor chileno ennoblece la lengua castellana, desperdigando el oro de sus términos, algunos castizos. La novela se lee con interés, es un regalo para quienes gustan del buen escribir y su desarrollo y tema no decaen en el transcurso de los hechos.

En Chile, en forma tardía por supuesto, como siempre ha ocurrido cuando se trata de reconocer los méritos de un artista que triunfa en el extranjero, la critica literaria abordó con simpatía la tarea literaria del escritor chileno, otorgándole, en el otoño de su vida, los galardones que debió haber obtenido antes. Siempre ha sido así. Pero al menos, el intelectual pudo obtener en vida el reconocimiento tácito a su quehacer literario.
Garrido Merino pasa a la historia literaria de Chile, no tan sólo por incorporarse a la nómina de los inmortales (Premio Nacional de Literatura), sino por su tarea silenciosa y dedicada a escribir bien, una labor que en la actualidad no se divisa a menudo y que no es mostrada, asimismo, como trofeo de guerra, pues las nuevas generaciones de escritores prefieren hacer mutis por el foro y escribir como les sale, a la diabla, en retahíla, atropellando las elementales reglas de la gramática y la ortografía. Tal vez por ello hace mucho tiempo que en Chile cuesta nombrar con propiedad algún escritor de excelencia.

Garrido Merino es un ejemplo en tal sentido y es una lástima que la pátina del olvido, como a varios, este lapidando su recuerdo.

Datos biográficos y nómina de libros en” Semblanzasliterarias.wordpress.com”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s