Daniel Riquelme: cuentos de la Guerra del Pacífico

 Prohíbese la reproducción del texto, salvo que se indique su autor y la fuente.

Jorge Arturo Flores

La Guerra del Pacifico ha sido estudiada con entusiasmo por la historia y la historiografía chilena. Hay material abundante sobre ella, especialmente los testimonios directos de los sobrevivientes. Son innumerables los textos que reflejan este prurito por escarbar en la confrontación bélica.

Sin embargo, tal frenesí no se ha trasvasijado a la literatura chilena.

A vuelo de pájaro, son escasos los textos que relaten el  enfrentamientos al través de la ficción. El punto más alto lo representa la novela histórica, Adiós Al Séptimo de Línea del escritor chileno Jorge Inostrosa (con s), cinco tomos que relatan con fidelidad el desarrollo bélico, con algunos visajes a la ficción.

Es por ello que cobra tanto realce la obra de Daniel Riquelme.

EL ESCRITOR

Cuentista, periodista, cronista. En general, la historia literaria de Chile trata a Daniel Riquelme como cronista y autor de cuadros de costumbres, restándole en cierta forma su categoría de creador. Sin embargo, la producción del autor nos revela que supo fundir acertadamente las características propias de un cuadro de costumbres con la anécdota propia del cuento. Y en estas materias Riquelme contaba con un poderoso arsenal de conocimiento militares, pues participó como corresponsal del diario El Heraldo en la Guerra del Pacifico, conflagración en que nuestro país se vio obligado a intervenir, venciendo a los que se unieron para atacarnos.

Riquelme debe ser considerado como un cuentista, atendido el hecho que sus publicaciones así lo atestiguan

El tema bélico, presentando por Daniel Riquelme al público chileno de la época, sirvió para conocer in situ las actividades y “chascarrillos” que provocaron la puesta en marcha de los regimientos. La visión humana y humorística de los soldados en medio de la presión, es un certero dibujo de Daniel Riquelme, que en estos campos, se manejó con tino, mostrando virtudes del lenguaje, en especial cierta claridad, alguna sencillez y la transparencia propia de los artículos periodísticos.

La lectura de su trabajo se hace interesante, más aun si sabemos de qué fuentes provienen y que lo tuvieron como privilegiado espectador de la justa guerrera. Sirve también para sumergirse un poco en la atmósfera de aquellos tiempos y conocer lo que pasaba por las emociones de aquellos valientes que partieron a pelear con sus vecinos.

Riquelme muestra el amplio abanico de clases sociales insertas en la guerra, pero se queda más en el boceto de los valientes soldados, todos provenientes de la clase baja y que, por reclutamiento forzoso, tuvieron que marchar a la batalla. De esta forma, da pie para consagrarlo como uno de los primeros autores chilenos que se preocupa de la caracterización del roto chileno, aquel hombre bravío, pero humilde, que no tuvo reparos a la hora del combate, cuando la condición física era mínima, de llegar a extremos tales como beber de un poderoso activante, la chupilca del diablo (aguardiente con pólvora), para vencer a sus antagonistas.

Hay humanidad y reconocimiento en el trato a sus héroes. Escribe sobre ellos con cierta ternura y los convierte en protagonistas, no con pies de barro, sino en seres que luchan, no tan solo contra el enemigo, sino con los innumerables obstáculos que le puso la naturaleza y los involuntarios errores de quienes dirigían la acción.

DOS CUENTOS DE LA GUERRA DEL PACIFICO

Si las antologías representan, en cierto modo, la medida del acierto y la expresión alta del éxito, deberíamos expresar que los cuentos La Derrota de Calama y El Perro del Regimiento,  inserto éste ultimo en su libro Bajo La Tienda (1),  son las alturas máximas de la cuentística de Daniel Riquelme.

Entonces, bien vale la pena volver a repasarlas.

El Perro del Regimiento trata la historia del regimiento chileno “Coquimbo” en plena actuación de la guerra contra Perú y Bolivia. Habían apadrinado a un perro de la calle y lo cuidaba con el esmero que el chileno medio tributa a los animales. Consciente de ese cariño, el animal se prodiga en alegrarles la vida y estar atento a cualquier contingencia.

Fue bautizado con el nombre del regimiento.

Una noche, en silenciosa marcha hacia el campo de los enemigos, el can, ajeno a tácticas y estrategias militares, cumple su rol de vigía, ladrando ostensiblemente en el silencio del desierto. Como en la vida de los seres humanos prima el bien común y no el particular, tres soldados cumplen con una penosa misión.

Aunque el estilo de Daniel Riquelme, templado en la batalla periodística, es simple, sencillo y transparente, no deja de notarse un poco la influencia de la época, en el sentido de alargar la descripción de la escena y parte de la psicología de los personajes. No hace visajes a la síntesis ni a la brevedad. Tiene adicción por alargar el cuento, pero no tanto como para provocar el hastío.

El otro relato que apareció en antologías es “La derrota de Calama”.

Aquí la pluma de Riquelme se torna humorística, retratando fielmente el comportamiento de algunos chilenos en períodos de tensión y donde la búsqueda de sensaciones frenéticas y violentas los impulsa a creer el cuento de la derrota. A tal punto se confunden y abultan la bola de nieve del rumor, que uno de ellos encuentra a un presunto soldado llegado a la ciudad de Antofagasta después de la derrota de en Calama. El hombre viene realmente herido y cuando comienza a balbucear algún comentario, le entregan monedas que envía rápidamente a sus bolsillos, embarcándose en el fraude popular. Los ciudadanos están contentos de tener por fin el respaldo de sus apreciaciones bélicas, contraponiéndolas con el escepticismo y la negativa de los militares acantonados allí.

Hay un análisis cuidadoso de la idiosincrasia chilena y existe humor para tratar sus actuaciones. Aunque también el autor alarga innecesariamente los diálogos y congela un poco la tensión, la novedad por saber el final de aquellos sucesos obliga al lector a leerlo con cierta fruición. Claro, cuando existe una novedad que está fuera de nuestros alcances, la curiosidad se empeña en ir primero adelante, para saciar la sed.

El final es digno, en el sentido que cierra el relato con un hecho risueño.

PROTAGONISMO DE LA IDIOSINCRASIA CHILENA

Daniel Riquelme, al igual que Olegario Lazo Baeza, ocuparon muy bien el manantial de conocimientos militares que poseían, siendo Riquelme el que más destaca por el hecho, repetimos, de haber participado in situ de la acción guerrera, lo cual le da, inobjetablemente, una ventaja cierta sobre otros autores que tocaron temas del mismo resorte. Por eso entonces su boceto de los soldados chilenos es leído con interés, porque en ellos se adivina al hombre del pueblo que une la temeridad con el fatalismo, la humildad con la socarronería, la burla y el desdén por la vida, el trágico contento de vivir, burlándose de su propio destino para divertir a sus camaradas.

Aunque con algunas reservas hacia la manera de contar, especialmente por su tendencia a ensanchar en vez de angostar, los cuentos de Daniel Riquelme se hacen leer y nos traen una visión honesta de lo acontecido a nuestras tropas en la gesta heroica que les tocó en suerte (o mala suerte) participar.

Representan, en suma, la óptica de un activo participante en una contienda guerrera con las características propias de la época que le tocó vivir.

———————————————————————————————————————————–

 

(1)    POST DATA: Los cuentos  del libro Bajo La Tienda son numerosos. Nombramos algunos: El Cabo Rojas, Donde muere mi Comandante, Baquedano y la Mula de Montero, La toma del Huáscar en Panamá, Thompson, Los relojitos, Adiós a Lurín, La batalla de los futres, EL PERRO DEL REGIMIENTO, El Coronel Soto, La Entrada a Lima, Las Misas de Lima, Recuerdos del general Lynch, En la Boca de un revolver, Después de Chorrillos, De Carnaza otra vez, Su llaneza, Riquelme,  Procedimientos diplomáticos de un General, Sus Relaciones con Hurbut, La Vocación del General, Su vida privada, La Guardia de los Santos, Los rotos y los Santos, Un Héroe por Fuerza.

Biografía y libros publicados por el escritor Daniel Riquelme en nuestro sitio  http://www.semblanzasliterarias.wordpress.com

Ver http://www.cronicahistorica.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s